Muchas personas no conocen que la muerte de un ser querido puede traer una serie de etapas de duelo a la vida de amigos y familiares.

El duelo es la experiencia de afrontar una pérdida.

La mayoría de las personas pensamos que el duelo se produce en el doloroso periodo que sigue a la muerte de una persona especial en nuestras vidas.

Pero el duelo también es un proceso que puede acompañar a cualquier acontecimiento que altere o desafíe nuestro sentido de la normalidad o de nosotros mismos.

Etapas del Duelo Un camino profundo hacia la Sanacion
Etapas del Duelo Un camino profundo hacia la Sanacion

Esto incluye la pérdida de conexiones que nos definen.

Puedes entonces llegar a experimentar las etapas duelo ante situaciones como la pérdida de:

  • Un amigo, familiar, pareja o mascota.
  • Un matrimonio, una amistad u otra forma de parentesco.
  • Su hogar, vecindario o comunidad.
  • Su trabajo o su carrera.
  • La estabilidad financiera.
  • Un sueño o una meta.
  • Buena salud.
  • Su juventud.
  • La fertilidad.

En la realidad, todas las etapas del duelo son complejas.

Sin embargo, en determinadas circunstancias, el duelo puede evolucionar hacia algo aún más complejo: un duelo complicado o prolongado.

Este tipo suele implicar circunstancias especialmente difíciles o síntomas extremos que interfieren en la vida diaria durante un largo periodo.

Es importante recordar que las etapas del duelo no son fáciles de definir.

Los plazos de duelo y aflicción de cada persona son diferentes.

Además, nunca hay un momento en el que se haya “terminado” con el duelo.

Tu conexión con un ser querido que ha fallecido, un matrimonio disuelto, un sueño abandonado, etc., se integra en la historia de tu vida.

Siempre formará parte de lo que eres.

Etapas del duelo para la sanación

Es importante recordar que el proceso de duelo puede ser complejo y no es igual para todos.

Es posible que las etapas del duelo no se sigan al pie de la letra o que afloren otros sentimientos después de haber superado las mismas.

Dejar espacio para experimentar el duelo a tu manera puede ayudarte a sanar tras la pérdida.

  1. Negación

En la primera etapa del duelo, la negación nos ayuda a minimizar el dolor abrumador de la pérdida para luego poder sanar

Mientras procesamos la realidad de nuestra pérdida, también intentamos sobrevivir al dolor emocional.

Puede ser difícil creer que hemos perdido a una persona importante en nuestras vidas, especialmente cuando puede que hayamos hablado con ella la semana anterior o incluso el día anterior.

  1. Ira o enojo

Una vez que no puedas evitar más el hecho de que la pérdida ha ocurrido, comienza la fase de ira del duelo.

Los sentimientos fuertes e intensos de ira o frustración se encargan de cubrir el profundo dolor que se siente bajo la superficie.

Ya sea racional o irracional, dirigida contra la persona que has perdido o contra objetos inanimados, la ira forma parte del proceso.

  1. Etapa de negociación

Para las personas que afrontan un duelo intenso, buscar el control intentando negociar con un ser superior es su método de escape

Sin embargo, el regateo no se limita a hacer promesas a un poder superior: también puede consistir en buscar una razón por la que se ha producido la pérdida.

  1. Etapa de depresión

La etapa de depresión es una de las etapas del duelo que tiene lugar cuando te enfrentas a él con serenidad.

En lugar de intentar evitarlo activamente, puedes afrontar tus sentimientos de forma saludable durante esta etapa y por eso es muy necesaria para poder sanar.

La depresión es una etapa del duelo que puede ser bastante dolorosa.

Date tiempo, pero si te encuentras atascado aquí después de varios meses, puede que sea el momento de buscar apoyo de un profesional de la salud mental o participar en terapia de duelo.

  1. Etapa de aceptación

La última etapa del duelo es la aceptación.

Eso no significa que sea un final feliz o una línea de meta: el duelo te cambia y cambia tu vida.

La aceptación significa aceptar esos cambios y darse cuenta de que has empezado a tener más días buenos que malos.

El camino hacia la sanación

Comprender las etapas del duelo es un buen punto de partida para poder así sanar la mente, el alma y el cuerpo.

Sin embargo, la gestión diaria de las etapas del duelo puede ser extremadamente difícil.

A continuación te damos algunos mecanismos de afrontamiento que se describen para que le ayuden a superar estos duros momentos.

  1. Reconocer que el duelo es complicado

Las etapas del duelo no siguen una ruta prescrita, un conjunto de etapas o una progresión que pueda ser clasificada como estándar.

Al entender esto sobre tu duelo, te liberas de sentir que necesitas explicártelo a ti mismo o a los demás.

Sientes lo que sientes y esto es en realidad lo único que debe de importar para poder sanar tu alma.

  1. Identifica y sé consciente de tus sentimientos de dolor

No puedes llegar a curar lo que no sientes.

Estar en contacto con lo que sientes, en este caso el dolor de las etapas del duelo y ponerle nombre puede ser el primer paso para tomar conciencia de lo que necesitas en este momento para poder sanar de forma correcta.

Tener claro lo que sientes también puede ayudarte a pedir lo que necesitas de ti mismo y de los demás.

  1. Pida a sus amigos y familiares que te apoyen

Lo más probable es que tus amigos y familiares quieran acompañarte en todas las etapas de tu duelo y esto es normal

Pero a veces no saben qué tipo de apoyo es el que en realidad quieres o necesitas

He aquí algunas formas de pedir ayuda en momentos de duelo:

  • Acérquese de forma proactiva: es posible que su red de contactos no sepa si quiere espacio o si lo que necesita en realidad es ayuda, así que sea el primero en acercarse.
  • Pida ayuda específica: por ejemplo, solicite a alguien que le ayude con el cuidado de los niños para poder asistir a un grupo de apoyo, o que le ayude a coordinar a los familiares que se encuentran fuera de la ciudad si está organizando un funeral.
  • Sea consciente de sus necesidades emocionales y establezca expectativas: ¿quiere consejos o sólo necesita que alguien le escuche con compasión?
  1. Sepa cuándo buscar ayuda profesional

No tiene por qué atravesar las etapas de duelo usted solo.

Y, sea cual sea la pérdida que sufras, tu dolor es válido.

Con apoyo personalizado, aprenderás a crear un espacio seguro en donde podrás poco a poco sentirte mejor.

También aprenderás qué decir o cómo apoyar a un compañero o amigo que pueda estar sufriendo una pérdida.

Si sus sentimientos de dolor persisten en el tiempo, lo mejor será buscar ayuda profesional.

A veces, el duelo puede derivar en una depresión clínica.

Si estás luchando o viviendo con depresión y duelo, busca el consejo de un profesional de la salud mental capacitado.

¿Cuáles son los síntomas del duelo?

Las etapas del duelo pueden afectar a todos los aspectos de tu ser: mente, cuerpo y espíritu.

Entre los síntomas emocionales se puede observar que las personas que están de duelo a menudo describen las emociones como “que vienen en oleadas”.

Puede tener la sensación de que las emociones le invaden sin previo aviso.

En un momento, la vida parece haber vuelto a la normalidad y, al siguiente, te encuentras llorando.

Estas etapas de duelo hacen que las personas experimenten todo el espectro de emociones, desde la tristeza hasta la ira y la alegría.

A veces puede sentirse ajeno a sus emociones y funcionar como si estuviera en piloto automático.

En cuanto a los síntomas físicos, las etapas del duelo resultan ser un factor de estrés extremo que puede pasar una factura física importante al cuerpo.

Puede sobrecargar su sistema nervioso.

Puede causar un debilitamiento del sistema inmunitario provocando que enferme con mucha facilidad.

Los síntomas incluyen:

  • Fatiga.
  • Dolores de cabeza.
  • Náuseas.
  • Inquietud.
  • Malestar estomacal.
  • Palpitaciones.
  • Debilidad muscular o dolor articular.
  • Opresión en el pecho o la garganta.
  • Apetito reducido o aumentado.
  • Dificultad para dormir (insomnio) o dormir demasiado.

Las etapas del duelo también pueden provocar cambios en el comportamiento y dificultar la concentración o la realización de tareas

Los síntomas incluyen:

  • Confusión.
  • Dificultad para pensar o tomar decisiones.
  • Sensación de haber perdido la esperanza o la dirección.
  • Dificultad para centrarse en otra cosa que no sea su pérdida.

Dificultad para recordar o hacer un seguimiento de sus responsabilidades.

Preguntas frecuentes sobre etapas del duelo

¿Cuál es el duelo más difícil de superar?

Varios estudios sugieren que el duelo es más intenso y difícil para las personas que han perdido a un hijo o a su pareja, y que son las que tienen más probabilidades de sufrir enfermedades físicas debido a la pérdida.

¿Puede el duelo enfermarte físicamente?

Aunque el duelo suele estar vinculado a la tristeza emocional, el estrés y la ansiedad asociados a la pérdida pueden provocar síntomas físicos que van desde el dolor crónico a la fatiga
En casos extremos, el estrés puede sobrecargar el corazón.

¿Puede ayudar un psicólogo a superar el duelo?

Los psicólogos, terapeutas o consejeros de duelo son profesionales licenciados que están equipados para ayudarle a tratar y gestionar emociones de duelo como la ansiedad, la culpa o el miedo que puede asociar a la pérdida de un ser querido.